Entender la situación económica del 2017 para invertir con garantías de éxito

situacion-economica

Este 2017 obligará a los inversores a moverse en un mundo de políticas divergentes, lo cual no sólo implica riesgos sino también enormes oportunidades. A priori pueden verse incrementadas las rentas variables de EEUU (debido a su solidez y los avances en su regulación) y las de Japón (donde saldrían bien paradod de las horas bajas del yen frente al dólar).

Por otra parte, parece que se intensifican las restricciones comerciales internacionales, cosa que los políticos deberán manejar con cautela, mal que les pese, ya que el sistema se basa en un mundo comercial dinámico e integrado. Estas restricciones se ven con miedo, debido a que podrían obligar a la economía a focalizarse en actividades que no requieran de tantos intercambios comerciales, sino que sean autosuficientes para operar con las relaciones existentes comerciales en cada región.

La otra gran pregunta es: ¿qué pasará con los tipos de interés? La tendencia es a la alza, aunque no al ritmo que les gustaría a algunos. Las subidas serán moderadas y dependerán, en gran medida, de las fluctuaciones en la inflación internacional.

Otro gran cambio que se resiste a suceder, pero cada vez parece más cerca, es el del trasvase de las rentas fijas a las rentas variables. La economía tiende a llegar ahí, pero las inestabilidades políticas europeas hacen que los inversores se resistan a cambiar al nuevo modelo y sigan manteniendo sus fondos en las rentas fijas.

En el terreno puramente empresarial, todo indica a que la coyuntura de este 2017 va a permitir el crecimiento moderado del tejido empresarial en líneas generales.

Hablando de las empresas, el sector por el que cualquier empresa acertaría al apostar por él, es el de la tecnología, que está tomando fuerza a ritmo más vertiginoso todavía. La transformación de la demanda laboral en esa dirección es hoy en día una realidad. Muchas compañías e incluso centros de estudios, deberán adaptarse contracorriente para que no les escape ese tren.

En definitiva, un 2017 que se presenta agitado como viene siendo habitual en el terreno económico con la globalización existente hoy en día.